JEFF WALKER (CARCASS) y sus 5 álbumes de punk favoritos!

Jeff Walker
Foto por: Hummingbird Press

Recientemente JEFF WALKER reveló a Revolver Magazine sus 5 discos de punk favoritos. Desde el más anárquico, hasta el que inspiró su vegetarianismo.

Es justo decir que la música que escuchamos, a menudo deja una profunda huella en nosotros y en cómo vivimos nuestras vidas. Así fue para el bajista y vocalista de Carcass, Jeff Walker, en los tiempos en los que era un pre adolescente e impresionable fanático del punk que crecía en Liverpool, Inglaterra.

A través del lente mugriento de las bandas anarco-punk de principios de los ochenta como Crass, el joven Walker comenzó a ir a manifestaciones antinucleares; la postura aparentemente vegetariana que absorbió a través de las grabaciones de Flux of Pink Indians lo puso en el camino hacia un estilo de vida libre de crueldad.

La ferocidad puntiaguda y antiautoritaria de los estadounidenses Millions of Dead Cops influyó en la dirección del trabajo inicial de Walker con Electro Hippies. Una banda crujiente que finalmente lo conectó con el futuro compañero de banda de Carcass, Bill Steer. El impacto del punk en la vida de Walker es cuantificable. Sin embargo, el músico todavía estaba un poco confundido por cómo bandas de literalmente extraños, dieron forma a su mente con poco más de tres acordes y un coro que invita a la reflexión.

“Es un poco extraño admitir que te ha influido un pedazo de plástico ensangrentado, ¿sabes?” Dice Walker riendo. “Pero, culturalmente, los discos tuvieron un gran impacto en mi generación, porque no teníamos tantas distracciones como las que tenemos hoy en día. Obviamente, la música era una gran parte de mi vida, y la de la mayoría de los adolescentes, porque no había mucho que hacer”.

Sin duda, Carcass también ha contribuido a dar forma a generaciones de metaleros. Para unos el atractivo es tal vez estrictamente sónico, ya sea que estén gravitando hacia un temprano y primitivo Reek of Putrefaction de 1988, o hacia el death metal melódico, pero mordaz de “Kelly’s Meat Emporium” (perteneciente al nuevo álbum de la banda Torn Arteries). Para otros, la mezcla que hace Walker de narrativas de libros quirúrgicos y juegos de palabras viscosas y desgarradoras (las líricas de “Incarnated Solvent Abuse” son un claro ejemplo) han tenido implicaciones duraderas.

“He conocido a personas que se han convertido en médicos, patólogos o veterinarios, o han dejado de comer carne, después de escuchar a Carcass, explicó Walker a Revolver

Sus 5 álbumes de punk favoritos…

Sex Pistols – Never Mind the Bollocks, Here’s the Sex Pistols:

Creo que tenía nueve o diez años cuando escuché esto, lo que puede parecer genial, pero eso no significa que lo estuviera escuchando en el verano del 77. Era más como 1979, 1980, yo estaba en una edad en la que mi mente era muy fértil. Tuvo un impacto.

Es un gran disco de rock & roll. Sónicamente, sigue siendo fantástico. Para ponerlo en contexto, mi hermano y yo solíamos compartir nuestra colección de discos, porque estábamos bastante arruinados como familia. No teníamos dinero para gastar en álbumes. Los únicos álbumes que puedo recordar antes de esto habrían sido quizás Kiss “Alive II”, Kiss “Dynasty” y el álbum en solitario de Peter Criss. Cuando escuchas Never Mind the Bollocks comparado con eso, es como un tanque. Fue tan poderoso. Realmente me hizo querer estar en Sex Pistols y tocar la guitarra como Steve Jones.

Para mí ese álbum estaba borrando a la vieja guardia. Me empujó en esa dirección de música más emocionante, diría.

Crass – The feeding of the 5000

No es un disco muy rock & roll; ¡es raro! La percusión es jazzística y militarista. Puedo recordar que cuando lo escuché por primera vez, pensé que era una mierda. “¡Estos tipos solo están tratando de ser punk maldiciendo constantemente!” Pero luego, obviamente, leí las letra.

Me adherí totalmente en el tipo de mundo que ellos traían. Me metí en ese tipo de culto al entrar en Crass, todo el asunto del anarco y vestir de negro. Proyectaban una sombra oscura y abrumadora sobre mi vida adolescente. Hoy en día, es totalmente irrelevante. Cualquier tipo de mitos se han borrado por completo porque sé más sobre la banda y he leído más sobre ella. ¡Sé que son seres humanos! Pero en ese momento era casi como una cosa religiosa. A menos que estuvieras en esa banda entonces, no entenderías lo que estaban tratando de decir. No era solo una banda y música, eran ideas. Tuvo un impacto definitivo en mi política.

Me involucré en cosas antinucleares. Y gracias a ellos, me metí en otras bandas punk como System. Cuando tenía 13 años, conocí a personas que en realidad estaban haciendo discos. De hecho, conocí a Steve Ignorant [vocalista de Crass] en el mitin de la CND [Campaña por el Desarme Nuclear] en Londres. Creo que todavía tengo el flyer que estaba repartiendo ese día. Fue genial, como si hubieras conocido a alguien famoso. Honestamente, te hace darte cuenta de lo pequeño que es el mundo.

Hubo una conexión con Carcass más adelante, porque Gee Vaucher, quien hizo el arte para Crass, también hizo la portada de Swansong [1996].

Flux of Pink Indians – Strive to Survive Causing the Least Suffering Possible

Tengo que mencionarlos porque ese fue el primer concierto al que fui. Era el año 1982 y tendría unos 12 o 13 años de edad. Fue una verdadera hazaña ser tan joven e intentar entrar en un concierto en un club. Mi mamá tuvo que venir a buscarme. ¿Sabes lo vergonzoso que es que tu madre aparezca en pantuflas y bata?

Así que el álbum se llama Strive to Survive Causing the Least Suffering Possible, que es una muy buena filosofía para vivir. Lo importante es que gracias a esta banda dejé de comer carne. Sabía que Crass eran vegetarianos, pero nunca hicieron una gran canción ni bailaron al respecto; no estaban tratando de empujarlo por la garganta de nadie. Crédito a Flux of Pink Indians, ellos tampoco, pero fueron más abiertos sobre el vegetarianismo. Es un poco triste, ¿no? ¿Estar tan influenciado por un disco?

Tenían un EP llamado Neu Smell, que estaba en Crass Records. Curiosamente, las canciones en sí todas hablaban sobre no comer carne. Creo que también tenían algunos efectos de sonido de un matadero.

MDC – Millions of Dead Cops

La razón por la que tengo que elegir MDC es porque, mi compañero de banda en los Electro Hippies, un baterista llamado Simón, estaba muy influenciado por este álbum. ¡Yo también! Podría haber mencionado a Dirty Rotten Imbeciles, o Crucifix, pero MDC fue la mayor influencia en Electro Hippies. Canté en esa banda.

Estar en Electro Hippies cambió mi vida. Fue la primera banda en la que estuve y con la que hice un disco. Fue por esta banda que me pidieron que tocara en Disattack, donde Bill tocaba la guitarra. Eso dio inicio a todo el asunto de Carcass. Me llevó a este viaje en el que estoy ahora.

Hay muchos ritmos proto explosivos en ese disco de MDC. Si volviera a escucharlo ahora, probablemente me daría cuenta de que no eran ritmos explosivos, pero en ese momento era un álbum increíblemente rápido. Esa fue la dirección en la que fui, quería tocar en una banda que tocara extremadamente rápido.

Motörhead – No Sleep Til` Hammersmith

Esto probablemente iniciará un debate y enojará a algunas personas. Puede parecer una herejía, porque la gente no ve tradicionalmente a Motörhead como una banda de punk, pero no estoy de acuerdo. ¡Kilmister nunca dijo que Motörhead fuera una banda de heavy metal! Ese tipo estaba merodeando por Covent Gardens [y el primer club punk de Londres, el Roxy] casi al mismo tiempo que todos los punks. Era amigo de esos tipos. Siempre vio a Motörhead como una banda de rock & roll.

Cuando tenía alrededor de los 12 o 13 años, tuve un amigo que compró los discos de Iron Maiden y Judas Priest. Me encantaban las portadas y  todo eso. Pero el único disco que pedí prestado, el único álbum que me molesté en copiar o que podía respaldar, fue No Sleep ’til Hammersmith. Vi más espíritu punk en lo que estaban haciendo, ¿sabes? Obviamente, Motörhead tuvo una enorme influencia en el punk mismo, bandas como Discharge; el d-beat y todo eso.

No tenía mucho tiempo para las personas con cabello largo cuando tenía esa edad. Tengo el pelo largo [ahora], o lo que me queda, pero en ese momento no podía soportar lo de la mezclilla y el pelo largo. Pero con Motörhead se veía jodidamente genial, vestido todo de negro con los cinturones de balas. Ese período de Motörhead es clásico. No lo considero heavy metal. Tienen una influencia en la música que todavía toco hasta el día de hoy.

Torn Arteries está disponible en preventa en muchos formatos, incluyendo CD, Box Set e impresiones limitadas de vinilo. Puedes encontrar todas las opciones aquí.

Vía RevolverMag.com

5/5 - (2 votos)